Mercado de Trabajo y Salario Mínimo Interprofesional

El valor del salario, entendido este como la retribución a un trabajador en dinero o especie a cambio de la realización de un trabajo, queda marcado por los siguientes factores:

–          Oferta y Demanda: El mercado de trabajo está sujeto a condiciones de oferta y demanda de dicho mercado, y el precio del trabajo vendrá determinado de la cantidad de oferentes y demandantes de empleo en cada sector o especialidad.

–          Productividad: El precio que un empresario está dispuesto a pagar a  un trabajador está determinado por sus resultados, es decir, la división entre la cantidad de bienes y servicios producidos por dicho trabajador expresado en unidades monetarias y lo que me cuesta el mismo (PML= Y/L).

Entendiendo el mercado de trabajo como un mercado de competencia perfecta (algo que en realidad no es, ya que los empleadores casi siempre intervienen en una posición dominante), es de suponer que el establecimiento de un salario mínimo consiste en una medida intervencionista que altera las condiciones del mercado perjudicando a todos los actores que participan en él, pero como he dicho al principio del párrafo, en la realidad dista mucho de ser un mercado de competencia perfecta y necesita de un marco regulatorio eficaz para evitar posiciones de poder.

La pasada semana ha vuelto al debate público la necesidad de permitir que se realicen contratos por debajo del salario mínimo interprofesional, actualmente situado en 645€ mensuales con el objetivo de fomentar el empleo, sobre todo en el sector joven de la población, con una tasa de paro del 57%. Pero, ¿esta medida sería eficaz y combatiría el desempleo?

Yo creo que no. El empleo es una consecuencia y no una causa, es decir, para crear empleo hay que crear necesidades de contratación a las empresas y para que esto sea posible hay que recuperar la demanda de productos y servicios, en caída libre a día de hoy. Unos salarios bajos no crean por sí solos necesidades de contratación, además España ha tenido tradicionalmente el salario mínimo más bajo de la eurozona y hemos distado mucho de ser líderes en empleo. Además, ¿se ha tenido en cuenta la inflación al estudiar esta medida? ¿Y la productividad?, lo dudo mucho.

Los políticos deberían dejar de mirar al mercado de trabajo, que está sufriendo una devaluación de salarios brutal desde el inicio de la crisis, y poner el foco en el mercado de bienes y servicios para volver a la ansiada senda del crecimiento sostenido de la producción cuyo motor debe de ser la demanda agregada, indicador al que el descenso de renta disponible de los ciudadanos no le hace ningún favor.

Salarios

Anuncios

Acerca de Álvaro Sánchez

Consultor IT
Esta entrada fue publicada en economia, mercado de trabajo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s